martes, 2 de enero de 2018

LA REVOLUCIÓN CIENTÍFICA Y TÉCNICA DE LOS SIGLOS 20 y 21

La gran revolución científica y técnica de los siglos 20 y 21 cambió el mundo. El siglo 20 fue escenario de una verdadera revolución científica y tecnológica que se puso en marcha a partir de 1890. Mi generación han tenido el privilegio de ser testigo presencial de un proceso continuo y acelerado de cambio y evolución que abarca el orden cultural, social, político, y económico. En la edad contemporánea juegan un papel muy importante la ciencia y la tecnología. Con la aparición de las nuevas concepciones del hombre, la naturaleza y el universo, se ha transformado definitivamente el horizonte de la humanidad, dando como resultado el mundo nuevo en el que vivimos.

“A partir de 1890 se puso en marcha una auténtica revolución científica. Entre esa fecha y 1914 se formularon nuevas teorías en casi todos los campos del saber y se pusieron en tela de juicio la mayor parte de los principios que la ciencia había mantenido durante el siglo XIX. Desde entonces la ciencia del siglo XX no ha dejado de sorprender con sus descubrimientos: ha desentrañado los misterios del universo, de la estructura íntima de la materia y del origen de la vida, y ha lanzado al hombre a una sistemática exploración del cosmos. La técnica moderna en íntima colaboración con la investigación científica, ha logrado ofrecer soluciones a casi todos los problemas que se le plantean, en nuestros días, al hombre; también le ha permitido el dominio de la naturaleza. Por todo ello, se puede decir que la humanidad ha pasado y sigue pasando actualmente por una auténtica revolución científica y técnica cuyos límites no nos es posible vislumbrar. Pero, a pesar de tan brillante panorama, el hombre de nuestro tiempo percibe una cierta amenaza para su futuro. Así la carrera armamentista, y la progresiva degradación del entorno natural son algunas de las consecuencias negativas del acelerado progreso científico y tecnológico”.

Grandes adelantos en cuanto la automatización de los procesos productivos, y el uso pacífico de la energía nuclear también han quedado abiertos para ofrecer soluciones a los grandes problemas del mundo posmoderno. Sin lugar a dudas, la investigación científica y su aplicación desde la perspectiva de las innovación técnica continuará alcanzando dimensiones sin precedentes. Sus resultados lograrán un mundo mejor.

Con las teorías científicas de Einstein ha cambiado la concepción del tiempo, de la sustancia primordial, de la forma del universo, de la composición de la materia, y del origen del universo. Son conquistas asombrosas de la inteligencia. La ciencia inició una revolución maravillosa, palpable en los ya mencionados avances de la ciencia y la técnica, aplicados a la biología, la química, la medicina, la industria, la construcción, el transporte, y principalmente las comunicaciones.

La velocidad de los avances científicos y los descubrimientos sigue avanzando exponencialmente, a medida que cantidades crecientes de información son más accesibles en lnternet y se pueden obtener por medio de programas analíticos cada vez cada vez más sofisticados.        

En el caso de las comunicaciones, la revolución tecnológica ha desempeñado un rol espectacular. Con toda certeza la característica relevante de la sociedad moderna toma como punto de referencia primordial la existencia de un nuevo sistema de comunicaciones. Entre las grandes innovaciones hay que citar, el impacto de los modernos medios de transporte y telecomunicación que acortan distancias y unen a la población a nivel global haciendo posible que cualquier persona, de cualquier punto de la tierra, acceda a información sobre nuevos horizontes para una vida mejor.

Diversidad cultural, acceso a la educación, interdependencia regional mundial, movilidad rápida en el tiempo y el espacio. Son sólo algunos de los grandes beneficios de todos los maravillosos inventos humanos de los siglos XX y XXI.

Constantemente se están enviando a la atmósfera constelaciones de pequeños satélites que siguen revolucionando las comunicaciones. Los equipos de telefacsímil de alta velocidad, el videoteléfono, los enlaces por microondas, el video teps, las redes de área local, el video disco, el teletexs,  el cable telefónico-satélite, los teléfonos celulares, las redes de microondas, la fibra óptica, el fax, los ordenadores, entre otros, materializan mensajes salvando distancias increíbles. Al igual, las geniales invenciones que les anteceden: la imprenta, el telégrafo, el código Morse, el teléfono, la telegrafía con hilos, la telegrafía inalámbrica, las redes de radio.

Mención especial merece el Ordenador: Las computadoras son, sin lugar a duda, uno de los elementos técnicos más característicos de los tiempos modernos ya que se aplican a todas las actividades humanas. El conocimiento cibernético hoy día parece no tener límites, pues alcanza las fronteras de lo irreal y lo remoto creando mundos virtuales en tercera dimensión que nos permiten traspasar la fronteras del tiempo y el espacio. Los grandes adelantos en materia de comunicaciones y transportes que se produjeron en el siglo XX gracias a las aplicaciones prácticas de los avances científicos produjeron resultados de gran magnitud, observables en todos los campos. Con la invención de aparatos complejos, que a su vez, se convirtieron en instrumentos para nuevos descubrimientos se inició la conquista del espacio y la exploración sistemática del cosmos. 

Particular atención dentro del avance de la ciencia y la técnica merece la conquista del espacio. La historia de la llegada del hombre a la luna, el lanzamiento de los primeros satélites artificiales, los viajes de los astronautas que requieren cohetes de gran perfección y motores de una potencia increíble, necesarios para un despegue que debe desafiar y vencer la ley de atracción de la gravedad de la tierra, son sólo una muestra de los hechos que han marcado la historia contemporánea.



domingo, 26 de noviembre de 2017

AMPLITUD DE LA EXPERIENCIA HUMANA


Un sin número de teorías filosóficas de gran importancia para la comprensión de la amplitud y complejidad de la experiencia humana se han formulado desde Platón a Hegel, Santo Tomás, Rusell o Wittgestein. Se ha puesto un mismo interés por el del hombre y la mujer, como seres humanos, que ubicados en este mundo están inmersos en una serie de realidades que no son discutibles. Cualquier ser humano las experimenta y tiene constancia inmediata de ellas, pues ellas integran su experiencia: la naturaleza que lo rodea, los demás seres humanos con los que interactúa, los objetos que utiliza, la contingencia o elementos ajenos a su voluntad, en fin todo ese universo de realidades exteriores que conforman la individualidad de cada persona, sin las cuales la realidad de la criatura humana no es concebible.  
La experiencia humana es amplia y diversa. No se suscribe sólo a la exterior o física. Maceiras (1994) afirma: “El concepto de experiencia no puede reducirse al que le asignan las ciencias experimentales, para las que expresa sólo la comprobación sensible de un objeto o un fenómeno. La experiencia debe entenderse como algo de lo que tenemos conocimiento inmediato o directo, pudiendo esto ser una realidad no sometible al conocimiento de los sentidos o de la comprobación lógica. Como sujetos perceptivos podemos tener constancia de realidades que, o no son comunicables, o lo son solamente entre personas. De esta naturaleza son las experiencias estéticas o modos específicos específicos de intuir la relación del hombre con su mundo. Igualmente las experiencias morales o religiosas aparecen en nuestra vivencia como fenómenos que nos interpelan de modo singular, sobrecogedor, y fascinante”.
En el caso particular de la experiencia estética podemos decir que esta tiene carácter de universalidad, pues a través ella el sujeto logra captar importantes parcelas de la realidad. Gracias a sus propias estructuras sensibles, mentales y espirituales, el sujeto logra asumir lo real como lo más cercano, como objetividad y como presencia. Nos encontramos con la realidad desde el momento en que tomamos conciencia de que vivimos en el mundo, entre las cosas y que estas nos requieren. Ahora bien, ¿Captamos lo real por medio de nuestras facultades racionales, sensibles o en ambas? ¿Qué papel desempeñan la razón y los sentidos en el acceso del hombre a la realidad? ¿Cuáles son los factores y las condiciones que intervienen en nuestra apreciación de la belleza?  Dilucidar esta y otras cuestiones, fue lo que llevó a Alexander Baumgarten, el padre de la Estética (la disciplina filosófica que reflexiona sobre el arte y la creación artística) a analizar el  conocimiento sensible, inherente  a la experiencia estética, frente al conocimiento racional. Baumgarten distingue dos tipos de conocimiento: uno superior (racional) y otro inferior (sensible). Aunque en la línea del racionalismo Baumgarten otorga una importancia capital, al conocimiento de las cosas más allá del dato puramente empírico, al considerar que la experiencia no es la única fuente válida de conocimiento.
Para vivir el ser humano necesita “conocer”, sin conocimiento el proyecto humano de es prácticamente imposible. Podemos decir con Escurdia Híjar y Chávez Calderón (Diccionario Filosófico, Limusa, México 1994).  
“El conocimiento es el acto de aprehender, operado por un sujeto de un objeto cualquiera de la realidad. Esta aprehensión puede ser realizada a través del conocimiento sensible (con la participación de los sentidos) o sin ella (conocimiento intelectual). Todo conocimiento es una relación entre un sujeto y un objeto. Cuando se pone énfasis en el objeto la relación es de semejanza o identidad, cuando el énfasis se pone en el sujeto, la relación es de trascendencia. Cuando la relación es de semejanza o identidad, esta consiste en la representación mental del objeto tal como este se presenta en la realidad, es decir, como un todo compuesto de elementos o en la representación mental de las relaciones entre los elementos que constituyen al objeto, tal como esas mismas relaciones se dan en la realidad. Cuando la relación es de trascendencia, el sujeto determina, conforma, construye, al objeto según categorías las humanas, de modo que la representación mental ya no pretende identidad alguna con el objeto, sino que es considerada sólo como un símbolo o un signo de este; con la condición que dicho símbolo o signo conduzca a la localización del objeto y lo haga descriptible y previsible”.
Kant llama al conocimiento de un todo compuesto por la unión de diferentes representaciones (significativas) conocimiento sintético. Una verdadera maravilla de la mente humana.


DOMINICAN REPUBLIC JAZZ FESTIVAL 2017, LLEGA A SANTIAGO



 El Patio Caribeño del Centro León, rebosante de la mágica alegría de un multitudinario público, amante la cultura y el arte,  fue el escenario de presentación de la primera jornada musical del “Dominican Republic Jazz Festival 2017”, en la Región Norte. Esta gran fiesta del jazz que  congrega a destacadas figuras nacionales e internacionales de ese género, se ha convertido en un notable espacio de interpretación, caracterizado por la expresión original, espontánea y libre del jazz, como lenguaje sonoro que hace posible una ontología de la música escrita en hermosos sonidos y vibrantes acordes.

La actividad se aperturó con el grupo argentino- brasileño “El Eco”, dirigido por Guillermo Nojechowicz, e integrado por Helio Alves, Kin Nazarian, Marcos Pignataro,  y el destacdo trompetista ganador del Gramy, Bryan Linch. Finalizada la presentación de “El Eco”, fue propicia la ocasión para  que el grupo dominicano “Sistema Temperado”, que dirige Rafelito Mirabal celebrara sus 30 años en la música, deleitando a los presentes con piezas inolvidables que interpretaron Carlito Estrada, Patricio Bonilla, Frandy Alcántara, Fellé Vega y Sandy Gabriel.

“El Dominican Republic Jazz Festival” es una actividad artística y cultural que ha crecido a pasos de gigante, acreditándose en sus trece años de celebración como una de los eventos musicales que se celebran en la República Dominicana (Santo Domingo, Santiago, Sosúa y Cabarte, Puerto Plata) que más llama la atención en el ambiente nacional e internacional de los amantes del Jazz.
 En esta oportunidad el festival se celebra del 29 de octubre al 5 de noviembre, dando paso a su capítulo de Educación Musical, a través de la fundación sin fines de lucro, (FEDUJAZZ) que promueve proyectos de educación musical para niños y jóvenes de escasos recursos.

Por dos días consecutivos, la hermosa playa de Cabarete en la Provincia de Puerto Plata, acogerá a músicos y espectadores de nuestro país, junto a los que cada año acuden al festival,  procedentes de diversas partes del mundo.


viernes, 24 de noviembre de 2017

MIS PALABRAS EN EL 102 ANIVERSARIO DE LA INFORMACIÓN



Hoy día jueves 16 de noviembre la gran familia del periódico LA INFORMACIÓN está de fiesta. Celebramos con alegría el 102 aniversario. Hoy es uno de esos días que marcan la historia de las instituciones. Se cumplen 102 años del inicio de La Información, como periódico que ha traspasado un siglo, marcando una larga trayectoria que se ha caracterizado por el ejercicio de un periodismo ético y responsable, desplegado sobre los valores periodísticos que confieren a este oficio propósito y significado.

Ante la ingente necesidad de centralidad ética de la palabra escrita en el texto de la noticia, como herramienta para representar la realidad, el ser humano, la sociedad y sus hechos, destacamos el servicio de La Información, a los más sanos y nobles intereses de la sociedad dominicana.

Principalmente en el contexto del mundo actual en que vivimos, el que los historiadores han llamado postmoderno, postcapitalista, o postindustrial, un mundo  marcado por la ley estructural de la sociedad de consumo, la identificación por el standing, la cultura del placer y la distracción, la indiferencia y la funcionalidad, y el predominio de la actitud instrumentalista, que considera como meta en la vida el dominar, y vivir para tener, poseer, y disfrutar, antes que , servir y edificar.

Exponemos, el gran peligro de tal esquema, pues anula de raíz toda posibilidad creadora y reflexiva de la persona humana, en cuanto le conduce fácilmente a la alienación, es decir a la pérdida de si misma, de su identidad y de los valores. Porque la creatividad y la reflexión implican una colaboración estrecha entre el hombre y cuanto le rodea, un compromiso con la vida fundamentado en los vínculos auténticos y en los ideales. En rechazo y denuncia continuos del materialismo, el hedonismo, la permisividad, el relativismo, el consumismo, y la banalidad. 

Las grandes conquistas técnicas y científicas del pasado siglo XX, sin lugar a dudas, nos han traído unos logros grandiosos. Y si bien es cierto que el siglo XXI  nos pone de frente a la esperanza y los avances positivos de la ciencia y la técnica, también nos coloca ante la paradoja de un mundo altamente industrializado y especializado, con sectores de gran acceso al conocimiento y el progreso, mucha riqueza y prosperidad, pero también con grandes masas humanas sumidas en el desempleo y la falta de educación que generan la pobreza y la exclusión.

Así vemos que el bienestar se acelera exponencialmente en las naciones del primer mundo y en sectores focalizados de las sociedades postmodernas caracterizadas por la heterogeneidad, en contrapunto con los sectores vulnerables y con los países tercermundistas y sus acuciantes retos sociales, políticos, económicos y medioambientales, que requieren soluciones mancomunadas, y la voluntad de todos, para un futuro promisorio y sostenible.  

Los impresionantes avances de la sociedad moderna, junto al flagrante predominio de la tecnociencia considerada como instrumento del y para el hombre, socava los valores del espíritu. Hay que crear conciencia del horror de la guerra, la corrupción, el terrorismo, la censura, las drogas, el maltrato animal, el daño medioambiental, el calentamiento del planeta, y otros grandes males que afectan a la sociedad global.

Gracias al desarrollo científico y tecnológico que ha impactado especialmente a las comunicaciones, vivimos en un mundo hiper-conectado y rápido, pendientes del correo electrónico, el teléfono móvil, las redes sociales, los chats, la TV, la MTV, la radio y los periódicos. Definitivamente, el mundo ha vivido una recomposición de las comunicaciones y la información, que en el caso particular de la prensa, se ha dado tanto en los procedimientos, como en la transmisión y difusión de las noticias, que ahora llegan en tiempo real por múltiples fuentes informativas, dinámicas e instantáneas.

Hoy más que nunca la gente está más y mejor informada de lo que son, de lo que les interesa, de lo que les está pasando y de lo que acontece en el mundo. Por eso, también es mayor la responsabilidad de los medios para orientar a las audiencias sobre lo que podría pasar en un mundo utilitarista y deshumanizado, de gente actuando de espaldas al amor y la solidaridad.

El desafío que tenemos, quienes hemos asumido la tarea y la responsabilidad de servir al público en su derecho a ser informado, más allá del tema de los procedimientos, la innovación, los mass media, y los nuevos hábitos de los que leen las noticias, es de carácter ético. Ante un desarrollo técnico vertiginoso, que avanza mucho más rápido que la conciencia humana que lo controla, nuestro rol ha de ser a favor de la verdad y la exposición del análisis crítico de los hechos.

En consonancia con los 3 mandamientos del Papa Francisco para periodistas. ACIPRENSA (2016). Es deber de todo periodista:

1.- Amar la verdad,  2.- Vivir con profesionalismo, y 3.- Respetar la dignidad humana.

“Si respetar la dignidad humana es importante en cualquier profesión, lo es en particular en el periodismo, porque detrás de la simple historia de un caso hay sentimientos, emociones, y en última instancia, la vida de las personas”.

Lejos de toda crisis, de cualquier riesgo de desaparición de los periódicos por el uso de las nuevas tecnologías, asistimos a una nueva era de la información, la comunicación y la prensa, donde el periodismo ha crecido tanto en extensión como en intensidad. Al cumplir sus 102 años de existencia, LA INFORMACIÓN reafirma su profesión de fe, sobre la base de un periodismo veraz e independiente, que hoy cumple 102 años, en la promoción incondicional de la democracia, la educación, el bien común, la paz y la justicia social.


 Gracias, Bendiciones, y feliz día para todos los presentes.