jueves, 7 de noviembre de 2019

Permanece abierta al público la muestra “Almas Latentes” en el CCCD-UTESA

En el marco del desarrollo del programa cultural del Centro de Convenciones y Cultura Dominicana UTESA,  se esta exhibiendo la muestra “Almas Latentes”, una exposición que tiene como finalidad mostrar el gran aporte al arte dominicano y caribeño que un grupo de extraordinarios artistas europeos realizó al llegar  a nuestro país en 1939.
Con un lenguaje estético singular y muy personal, pero siempre universal, es notable el testimonio de estos artistas que redescubrieron e interpretaron el espíritu y la sustancia de nuestro Caribe insular.  Su gran sensibilidad y alta calidad estética se traduce en estas obras que conjuntan una exquisita variedad de temas, e indagan en la geografía, la historia, la naturaleza, las tradiciones y las formas culturales de nuestro país, desde novedosos y originales lenguajes de expresión, que hoy día enriquecen exponencialmente el arte dominicano.    
La comisión organizadora de la muestra, encabezada por el coleccionista Fernando Báez, informó que esta exposición colectiva se presenta en Santiago para conmemorar el 80 aniversario de la llegada al país del grupo, integrado por filósofos, periodistas, músicos, intelectuales y artistas plásticos con especialidades técnicas tan diversas como la pintura, escultura, muralismo, dibujo, cerámica, grabado y fotografía.
“Almas latentes” está conformada por unas 112 obras de variados formatos, técnicas, fechas y estilos, producidas en el país y en el exterior, en la cual se destaca como parte del contenido de estas obras la fuerte carga de influencias que ejerció sobre el proceso creador de estos artistas la atmósfera tropical del paisaje y tradiciones culturales de la República Dominicana. Un fenómeno aún pendiente de estudios y profundización en la agenda de investigación estética de ese momento de la historia del arte nacional”. 
La muestra está abierta para el disfrute del público en la Sala B de Exposiciones Temporales del CCCD- UTESA, hasta el día 5 de enero del 2020, y cuenta con el auspicio del Banco Popular Dominicano, La Monumental de Seguros y Caribean Industrial Park. 

domingo, 11 de agosto de 2019

MUJER Y LITERATURA: SALOMÉ UREÑA

En la literatura la voz de las mujeres ofrece una particularidad que grita a los cuatro vientos “soy una mujer”. En realidad ¿existe una escritura femenina? La respuesta es difícil. Con espíritu de comprensión y con la intención de aproximarnos a la vida y obrade varias escritoras notables señalamos el valioso aporte que en diversas épocas han realizado las mujeres en el campo de la literatura, un terreno que estuvo reservado a los hombres hasta bien entrado el siglo XX, hasta ese entonces, contadas mujeres se atrevían a tomar la pluma y muchas solían emplear seudónimos. Sin embargo, ya en el siglo XIII algunas mujeres se atrevieron a escribir en un mundo en el que muy pocas mujeres tenían acceso a la lectura. Larga y tenaz ha sido la lucha de muchas escritoras que en tiempos más cercanos al nuestro lucharon por el derecho de la mujer a educarse, como la dominicana Salomé Ureña.

Salomé Ureña (1850- 1897)

Al finalizar el siglo XIX, la poesía sentimental, el canto elegíaco y la voz que se expresa en el amor a la patria alacanza en la República Dominicana altas notas representativas en la poesía Salomé Ureña de Henríquez, mujer que fue un ejemplo de valentía y autonomía personal. Salomé encarna un modelo de mujer digno de admirar. Nuestra gran poeta es la autora de una obra brillante, que destaca en la literatura dominicana e hispánica por sus altos valores estéticos y humanísticos. 

Le tocó nacer en un momentodifícil para una mujer de carácter independiente y actitud crítica como era ella. El 21 de octubre de 1850, era un época época plagada de estereotipos y grnades limitaciones en cuanto el derecho de la mujer de educarse. La mujer era apenas la retaguardia del hombre, era un tiempo de miradas severas hacia las mujeres con liderazgo.  

Salomé se asoma a la vida y a la poesía sin estigmas, con una sensibilidad conmovedora que escapa al contexto de su época donde no sólo se desaprueba que la mujer reciba instrucción formal sino también que muestre sus sentimientos a los ojos del mundo. Ella escapa a los prejuicios y aboga por el derecho a la educación de las niñas, por lo cual fue duramente criticada y acusada “por querer sacar a la mujer del seno protector del hogar”

Se trataba de un período entre dos guerras, la de Independencia y Restauración de la República. El contexto histórico marca su obra dónde encontramos dos líneas poéticas sustentadas en dos tipos de composiciones: por un lado, las de tema sentimental, el canto a los valores tradicionalmente femeninos (en referencia a sentimientos y problemas íntimos, la familia y el hogar pues fue una mujer amorosa en el cuidado de esposo e hijos). Por otra parte, su obra se sostiene en una gran inquietud por la educación y la emancipación intelectual de la mujer, Junto al fuerte sentimiento de amor por una patria y su anhelo de paz y progreso en el lar natal.

La poeta y educadora representa los ideales de una generación que busca en las raíces de su independencia un auténtico sentimiento dominicanista, fundamentado en los valores de la libertad, la identidad nacional y el sueño colectivo por un futuro mejor, como el título de una de sus más famosas composiciones “La fe en el porvenir”. 

¿Cuáles circunstancias influyeron en su formación, en su lucha por el acceso de la mujer a la educación, en las postrimerías del siglo XIX? 

El contexto familiar influyó mucho, pues su madre Gregoria Díaz y León estimuló en ella el amor al estudio y  su padre Nicolás Ureña de Mendoza, poeta y abogado, un destacado hombre público le inculcó entusiasmo y amor por la literatura. Francisco Henríquez Carvajal, su esposo alcanzó en 1916 el cargo de presidente de la República y sus hijos Max, Pedro y Camila prolongaron la tradición familiar con obras paradigmáticas en el terreno de la crítica y la docencia. 

En cuanto su formación intelectual, Salomé empezó desde muy joven a leer metódicamente los clásicos castellanos. “Con el trato asiduo de Fray Luis de León y otros excelentes poetas del siglo de oro, alternó el de los versificadores más castizos. La afición a las letras dominante en ella desde la niñez no le impidió cultivar en otros aspectos su inteligencia y adquirir una sólida cultura científica que le permitió encabezar como maestra, a partir de 1881, el movimiento a favor de la emancipación de la mujer dominicana”. 

“Su poesía fue recogida  por vez primera en “La Lima Quisqueyana”, de José Castellanos, y en libro en 1880, con el título de “Poesías”, con prólogo de Monseñor Fernando Arturo de Meriño y una biografía de José Lamarche. Su poesía Civil (1873- 1880) le otorgó justa fama, reconociéndose en ella la voz de la patria, a la vez que su labor de educadora, bajo la orientación de Eugenio María de Hostos, convirtió en obra docente su inspiración ejemplar. Su muerte constituyó un duelo nacional ante la poetisa exquisita que supo cantar a las ruinas de un pasado glorioso”.[1]

En “Oh Quisqueya”, un poema conmovedor, exalta el sentimiento patriótico. 

¡Oh Quisqueya! Las ciencias agrupadas 
te alzaron en sus hombros
del mundo a las atónitas miradas
y hoy nos cuenta tus glorias olvidadas
la brisa que zolloza en tus escombros




[1]Veiravé, Alfredo. Literatura Hispanoamericana. Argentina: Editorial Kapeluz. 1976. P. 150. 

jueves, 18 de julio de 2019

Agujeros Negros o "Singularidades"

La concepción del universo, antes de la aparición del método científico en el siglo XVII, emerge desde una visión mítica, filosófica o teológica. En el siglo XX se producen los métodos e instrumentos precisos, que de forma experimental, explican la estructura, el nacimiento, y la evolución del universo. Varias teorías proponen diferentes modelos de universo. Hasta fechas recientes se formulaban cuatro distintas: el universo en expansión, el universo pulsante, el universo múltiple y el universo estacionario.   

Lo cierto es, que estudiar la constitución y la estructura del espacio ha sido un tema fascinante a lo largo del tiempo. Desde su aparición el hombre se vio rodeado de una serie de fenómenos asombrosos, y la ciencia en su incansable búsqueda de respuestas, ha formulado en el campo de lo inmensamente grande, teorías del universo cada vez más apasionantes. 

Si entrar en dilucidaciones metafísicas, pues mi único objetivo es entusiasmar a los lectores de “Reflejos” en LA INFORMACIÓN, en temas de cultura general. Me dispongo señalar la trascendencia de los innumerables descubrimientos realizados por físicos y astrónomos de diversas épocas, sobre los rasgos y características de ese universo único y poco común creado por DIOS. 
  
Por ejemplo, los agujeros negros o “singularidades”, que suelen estar en los centros de las galaxias, incluida la nuestra, la “Vía Láctea”, que cuenta con uno enorme. Un agujero negro​ es una región específica del espacio en cuyo interior existe una concentración de masa particularmente densa como para generar un campo gravitatorio tan compacto que ninguna partícula material, ni siquiera la luz, puede escapar de ella.  

El agujero negro de la “Vía Láctea” tiene la masa de un millón de soles y está ubicado en una región de 10 millones de kilómetros, es un pozo tan profundo que cualquier cosa que se acercara a sus bordes caería directamente y no podría volver a salir. No se sabe como ni cuando se formaron los agujeros negros, pero en razón de que parecen afectar el crecimiento de las galaxias los científicos creen que podrían haber aparecido desde “el primer día”, o tal vez se originaron poco después del big bang, por la colisión de millones de estrellas en un punto preciso de la lámina espacio- tiempo de Einstein.  No se descubrieron hasta los años 60 del siglo XX, no obstante el concepto de “agujero negro” se empezó a desarrollar en el  siglo XIII, por John Michell y el matemático Pierre- Simón Laplace. 

En el año 2017, una explosión estelar acaecida en los confines del universo, fue captada en Chile por el “Observatorio Europeo Austral” situado en el desierto de Atacama. Tal hecho, facilitó una investigación en el campo de la astrofísica que permitió reconstruir el momento de la formación de los agujeros negros:“El cielo de Chile permitió confirmar una vez más la teoría de Einstein. Las observaciones llevadas a cabo con el enorme telescopio  “ESO” del observatorio  reconfirmaron por primera vez, los efectos predichos por la relatividad general de Einstein sobre el movimiento de una estrella que pasa por el intenso campo gravitatorio del agujero negro supermasivo del centro de la Vía Láctea. Este resultado tan buscado fue el punto culminante de una campaña de observación de 26 años con el telescopios de “ESO” en Chile”. Posteriormente, la revista “Nature” publicó un trabajo sobre el tema donde se explica que las explosiones estelares emiten tanta energía e intensidad como el sol y producirían, según los modelos teóricos, una “monstruosa peonza” que finalmente formó el agujero negro. 
Los datos obtenidos en Chile fueron la base de la investigación y han permitido detectar una “luz polarizada circularmente”, durante la explosión de millones de estrellas, que sería la consecuencia directa de un agujero negro “recién creado” en los confines del universo. El trabajo publicado en “Nature” explica todo lo relativo al momento, en el que, tras la muerte de una estrella grande y muy densa se formó el cuerpo celeste que los científicos ha llamado “agujero negro”.
Son grandes descubrimientos de la ciencia. La curiosidad por conocer los secretos del universo es consustancial al ser humano y su deseo de saber. 



miércoles, 17 de julio de 2019

"CONEXIONES RADICALES" EN EL CENTRO DE CONVENCIONES Y CULTURA DOMINICANA UTESA


 Se reúnen en esta muestra, en la “Sala de Exposiciones Temporales” del Centro de Convenciones y Cultura Dominicana UTESA, un conjunto de obras de los artistas Angel Urrely, Iris Pérez, José Almonte, José Levy,  y José Pelletier.

Estas obras acercan al público a los problemas más acuciantes de nuestro tiempo, desde una perspectiva profunda, analítica y crítica, en la interpretación de contenidos representativos del ámbito histórico, social, ideológico, filosófico y cultural, del ser humano en el siglo XXI.

La búsqueda de nuevas formas y lenguajes de expresión, define el trabajo de estos artistas dominicanos que son auténticos representantes de las mas actuales tendencias del arte contemporáneo, vinculado a nuevos estilos y  originales componentes temáticos y formales.  

El arte sirve aquí para iluminar los problemas de la conciencia humana de nuestro tiempo. Se trata de una colección de pinturas digna de admirar por su frescura y riqueza textural en la que llaman la atención las técnicas esenciales del dibujo y la utilización del color. 

La exposición, será inaugurada el jueves 18 de julio a las 7:00 de la noche en la Sala de “Exposiciones Temporales” del CCCD- UTESA y permanecerá abierta hasta el 12 de septiembre del presente año, en horario de lunes a Sábado de 10:00 a 7:00 p.m. (Martes cerrado). 

El Centro de Convenciones y Cultura Dominicana UTESA, esta ubicado en la Avenida Las Carreras Esquina Francia, Santiago de los Caballeros, República Dominicana. Tel. 809 - 894 -3044/ E-mail: info @cccdutesa.org.do    


FIESTAS PATRONALES "SANTIAGO APÓSTOL 2019"

Ciudad fiel a sus costumbres y tradiciones, con gran alegría los santiagueros celebran cada año una semana de festividades, religiosas y culturales dedicadas a su protector y guía el Apóstol Santiago. Un amplio programa de actividades se desarrolla en la presente semana, del 15 al 22 de julio.

¡Santiago está de fiesta! El comité de celebraciones, está presidido por los Obispos de la Arquidiócesis, Monseñor Fredy Bretón Martínez, el Obispo auxiliar Monseñor Tomás Morel Diplán y el síndico Municipal Abel Martínez.


Santiago es una ciudad que destaca por su historia, la riqueza de su legado cultural y espiritual y la particular belleza de sus paisajes. Fue fundada por Cristóbal Colón en el verano de 1495, un 25 de julio, en su segundo viaje. Cristóbal Colón funda una pequeña villa en la ribera del río Yaque, a partir de un asentamiento al que asignó el nombre de “El Fuerte de Santiago”. Desde esa época los españoles empezaron a llamarle a la pequeña Villa “Santiago”, en recordación de Santiago de Compostela, la ciudad de la región de Galicia en España, que lleva el nombre del Apóstol Santiago.

Las construcciones de este primer asentamiento estaban situadas en el lugar que ocupa la colina de “La fortaleza San Luis”. Además de la fortaleza, varias chozas, en caminos de polvo y lodo conformaban la arcana “Villa de Santiago”. Por razones no aclaradas del todo, en 1504 el gobernador Nicolás de Ovando traslada a Santiago al solar de Jacagua, donde se edifican una iglesia de piedra y varias casas alrededor de una plaza pública con varias calles.

El cabildo, las casas de los colonizadores y de otras familias estaban situadas en los alrededores de la Iglesia. Un censo de 1514 revelaba que la población alcanzaba unas 60 personas que habitaban 40 edificaciones. La Villa de Jacagua fue destruida por un devastador terremoto el 2 de diciembre de 1562. Los sobrevivientes se trasladaron al asentamiento original a orillas del río Yaque, en un solar donado por doña Petronila Jáquez viuda Minaya, en el cual, la ciudad se ha desarrollado desde entonces.

Cuando llegaron al Cibao los primeros españoles, contemplaron kilómetros y kilómetros de caobas, mangos, aguacates, guayabas y flamboyanes que les causaron admiración. La zona estaba poblada por diversos grupos de habitantes indígenas. Dos importantes yacimientos arqueológicos son testimonio de la existencia de los primeros habitantes: La Rusilla, situado cerca de la elevación del mismo nombre a 3, 045 metros sobre el nivel del mar, en la cordillera central y el segundo, la cueva de Yabanal, localizada en la localidad de rincón de Yabanal. Según las referencias del conocido cronista español del siglo XVI Fray Bartolomé de las casas, Santiago formaba parte de dos cacicazgos, el de Maguá, que era dirigido por el cacique Guarionex, y el de la Maguana, cuyo cacique principal era Caonabo. El primero de ambos reinados estaba compuesto por aborígenes de cultura ciguaya. El segundo, en cambio, estaba constituido por habitantes de la cultura taina, que era la más difundida en la isla a la llegada de Colón en 1492.

Al paso del tiempo Santiago se ha transformado. Ha pasado de vergel a urbe y como
es natural sus rasgos toponímicos han cambiado. No así el espíritu de su gente amable, amistosa, laboriosa y progresista, que se mantiene intacto al paso del tiempo, en armonía con las tradiciones y costumbres de antaño. Así lo atestiguan el entusiasmo y la alegría que despiertan cada año, las fiestas dedicadas al Patrón Santiago.

lunes, 15 de julio de 2019

LAS MENINAS DE VELÁZQUEZ




Visitar el Museo del Prado, uno de los museos más extensos e intensos del mundo es una experiencia que no pueden perderse los amantes del arte. Se trata de una de las Pinacotecas más importantes de Europa, un hito arquitectónico patrimonial que traza la ruta cultural de los madrileños desde su fundación el 19 de noviembre de 1819, cuando fue inaugurado con el nombre de “Museo Real de las Pinturas”, pues sus fondos procedían de las colecciones de los Reyes de España. 

Concebido por los Borbones y Carlos III, el Prado sigue brillando hoy, en perfecta armonía con los espacios que le rodean, el museo Thyssen-Bornemisza, el Jardín Botánico, la Plaza Cibeles, la Puerta de Alcalá, el Parque de Retiro, el Museo Reina Sofía, la Basílica de San Jerónimo y la Iglesia de Atocha. 


Llama la atención la vitalidad del Prado, que no es un lugar de exclusivo coleccionismo y atesoramiento de obras de arte, sino una institución dinámica, con un activo programa de actividades que ponen en relieve su rol como entidad líder en el campo de la museografía mundial. Su objetivo principal es conservar intacto el patrimonio del arte español y europeo para la posteridad, explicar su historia por fases o etapas, difundir el mérito de un artista o escuela, educar el gusto del público, estimular la creatividad de la gente y el aprecio general por el arte. 


Las distintas salas se entremezclan en las estancias dedicadas a la pintura y la escultura en un bello edificio que fue construido por Juan de Villanueva en 1875. El diseño fue proyectado según los cánones neoclásicos. En la edificación se integran los extremos de una nave central a un patio, un templo circular de bóveda semiesférica y una basílica rectangular de inspiración romana. 

Fernando VII inició la colección con cuadros de su propiedad que había heredado de sus antepasados. Estos conforman el núcleo principal, ya que la mayor parte de los monarcas españoles fueron apasionados coleccionistas de arte. En 1872 el Prado pasó a ser propiedad del estado español, continuando su trayectoria institucional a favor de la difusión del arte. Las distintas salas exponen más de 20.000 pinturas, dibujos, y esculturas, entre las que se encuentran las más bellas obras maestras del Arte español y europeo. Cuadros de Hieronymous Bosch, Van Eyck, Tiziano, Brueguel, el Veronese, Rubens, Velázquez, Rembrandt, y Goya, forman parte de la inmensa colección del museo del Prado. 


UNA OBRA CUMBRE 


“Las Meninas” de Diego Rodríguez de Silva y Velázquez, pintado en 1656 es uno de los cuadros más famosos de la historia. En este cuadro de gran tamaño (3.6m por 2.7m) se muestra a la Infanta Margarita rodeada por sus damas y su mastín favorito mientras Velázquez da los últimos toques al lienzo. El Rey Felipe VI y su esposa se ven reflejados en un espejo situado al fondo del salón. Los personajes habitan un espacio modelado por el uso de la perspectiva aérea que le da profundidad. En esta última la integración de los planos de luz juega un papel muy importante. Las meninas tiene un significado evidente y accesible a cualquier espectador por el protagonismo de los personajes, identificables en la acción lógica que el contemplador observa. La obra capta una escena íntima. La protagonista es la Infanta Margarita Teresa de Austria que aparece en el centro rodeada de varios integrantes de la corte, entre ellos “Las Meninas”. En la escena emergen distintos significados que pertenecen a campos de la experiencia diferentes y convierten el cuadro en una de las más admiradas obras maestras de la pintura occidental. 


Sus valores estéticos se aprecian de inmediato en los elementos de la composición. Velázquez logra la unidad en la variedad, a través de detalles de extraordinaria belleza. El cuadro marca un antes y un después. Su logro es traspasar la transmisión de la apariencia de las cosas y las personas para representar el instante, la fluidez de un momento, la vida, el movimiento, los límites que hay entre pintura y realidad.

domingo, 14 de julio de 2019

SANTIAGO DE LOS CABALLEROS


Tampoco el tiempo existe por si solo, sino que es a través de las cosas mismas que nos llega el sentido de lo que en el pasado acaeció, de lo que ahora es presente y, en fin, de lo que después seguirá; y, debemos confesarlo, nadie siente el tiempo como tal, separado del movimiento y de la plácida quietud de las cosas.


LUCRECIO, De la Naturaleza


Un mundo de imágenes permanece en mis recuerdos. Todavía veo a esa niña que en compañía de su madre sale a pasear por las tardes hacia el parque Duarte. Ocurría en mi ciudad natal, Santiago de los caballeros, el lugar donde nací, crecí, y he vivido siempre. Ciudad que amo profundamente, Santiago destaca en el panorama de las ciudades de la Región Norte por su  rica tradición histórica y cultural, su legado urbano-arquitectónico, y la particular convivencia de sus espacios citadinos con el paisaje natural. 

Nuestra ciudad siempre apuesta por la cultura, una cultura entendida como diálogo y encuentro entre tradición y modernidad, entre pasado, presente y futuro. Este hecho se demuestra en las cada vez más prolíficas instituciones educativas y culturales de nuestra ciudad.  Son muchas las razones  que los santiagueros encuentran para enorgullecerse de ellas. Todas han luchado por defender la libertad, el pensamiento, y la sensibilidad, jugando un rol trascendental en la creación y la difusión del arte y la cultura en nuestro país. 

Desde la aparición de los primeros seres humanos en la tierra, una fuente inagotable de creación cultural es el encuentro con la belleza. Muy bien lo expresó Stendhal, el gran maestro del realismo literario francés: “la belleza es una promesa de felicidad. Quizás por eso el ser humano está hecho para ella. No sólo para el alimento, el trabajo, el descanso, el conocimiento o el lenguaje. También y muy especialmente para la belleza”.  Por eso nunca nos cansamos de contemplar y admirar el arte. Literatura, poesía, música, danza, teatro, pintura, escultura, arquitectura, cine… El arte es el gran protagonista de la experiencia estética, y tiene un alto valor antropológico en relación con la aspiración humana a la plenitud. 

Nuestras instituciones de arte y cultura resumen espacios y obras que a través del tiempo se han convertido en hitos identificables que mencionamos a continuación, entre otros:  Ateneo Amantes de la Luz, Alianza Cibaeña, Casa de Arte, 37 por las Tablas, Archivo Histórico de Santiago, Palacio Consistorial, Instituto de Cultura y Arte (ICA), Centro de la Cultura Señorita Ercilia Pepín, Centro León, Gran Teatro del Cibao, Pontificia Universidad Católica Madre y Maestra, Centro Universidad Autónoma de Santo Domingo, Centro cultural Dominico Americano, Alianza Francesa de Santiago,  Escuela de Bellas Artes, Monumento a los héroes de la Restauración, y el Centro de Convenciones y cultura dominicana Universidad Tecnológica de Santiago. 

Sin lugar a dudas, el patrimonio histórico-cultural- natural, de la ciudad es muy apreciado, querido y valorado por los santiagueros, que lo consideran un signo insoslayable de identidad.